Si bien la moda modesta se origina más en los países musulmanes, en Estados Unidos se ha despertado cierto interés renovado por esta tendencia: una lucha contra todas las formas de libertinaje y sentido de la ropa. Entre las influencias religiosas, el respeto por las tradiciones, el desarrollo personal y las polémicas repetidas, el futuro de esta llamada moda sensible también se ha convertido, a lo largo de los años, en un factor económico para algunos y una mascarada política para otros.

La brecha entre las mujeres modestas e inmodestas parece pequeña, porque está claro que ya no hay una tendencia, sino muchas tendencias en las que cada mujer se esfuerza por encontrar su propia realización.

Una fuerte ofensiva textil que obtiene su influencia de todas las religiones y, al mismo tiempo, lleva a un respeto por la diversidad cultural, las convicciones religiosas y las identidades.Dolce y Gabbana

Más allá del papel principal de la vestimenta, la tendencia de la "ropa modesta" es, por tanto, una señal del deseo de las mujeres por recuperar el control de sus cuerpos mediante la combinación de estilo y religión, con la tolerancia como telón de fondo.

Siendo nicho de mercado en auge, esta tendencia ha encontrado seguidores en todo el mundo. Esta realidad no pasó desapercibida para la industria de la moda que comprendió perfectamente los desafíos de tal extraordinario imprevisto.

Una conveniencia comercial que se formaliza tanto en el tipo de ropa como en su puesta en escena.

Nike diseña su hijab deportivo, Dolce & Gabbana desarrolla su línea de hijabs y abayas, Gap muestra con orgullo sus maniquíes con velo en los escaparates, H&M lanza una colección diseñada específicamente (LTD) y muestra los maniquíes con velo en sus anuncios. Mango, De la Renta, Uniqlo... todos sucumben a la llamada del éxito comercial. E incluso si estas campañas son sistemáticamente controvertidas, el buzz marketing debería permitir a esta industria continuar con su crecimiento anual de dos dígitos en un segmento estimado en 44 mil millones de dólares... Es suficiente para no rendirse, a pesar de la polémica.

La moda modesta también llega de Francia. Por ello, nuestra exalumna del MBA en Dirección de Marcas de Lujo de 2018, Amal Sultan, organizó el primer desfile de moda modesta en Francia en el Hotel Crillon.