IFA Paris: Paloma, viajas entre Francia, España y China, como una verdadera ciudadana del mundo con orígenes atípicos, ¿puedes contarnos un poco sobre tu currículum?

Paloma: Mi plan de estudios y mi trayectoria profesional son el resultado de mi educación. Me enseñaron a ser inquisitiva. Mis padres eran médicos, me enseñaron a cuestionar constantemente la evidencia. Para cualquier científico no hay verdad, solo hay hipótesis. Francia es una hipótesis de vida, España es otra. Siempre había querido descubrir nuevos horizontes, donde todo fuera diferente. Es una elección viral porque es difícil comportarse de manera diferente cuando has probado esta forma de vida.

IFA Paris: ¿Cómo pasaste de ser abogada a ser arquitecta y, finalmente, tecnóloga? ¿Ya te interesaban las nuevas tecnologías o fueron ciertos encuentros los que influyeron sobre tus elecciones profesionales?

Paloma: Tengo una relación muy especial con mis manos, ¡siempre he trabajado con ellas! Bailo flamenco desde que tengo 2 años, y me encanta la disciplina y la destreza que requiere esta práctica. Hace tres años, descubrí un software de realidad virtual que me permitía diseñar en una escala de uno, moviendo las manos, fiándome del movimiento, utilizando el espacio. Más que un hecho obvio, la tecnología se ha convertido en mi herramienta de trabajo, la extensión de mis manos, y en una parte integral de mí.

IFA Paris: Cuando llegaste a París, te uniste a la Estación F, ¿cuál era tu objetivo? ¿Esta integración ha cubierto tus expectativas?

Paloma: Después de 8 años en China (4 años en Beijing y 4 años en Shanghái), regresé a Francia hace aproximadamente 1 año porque tenía ganas de transmitir todas las experiencias que aprendí allí.

La elección de la Estación F fue una elección obvia por dos razones principales. La primera fue el entorno, que era ideal para comenzar a dar mis primeros pasos. La segunda, a la que me sentía más atada, era poder estar en contacto con el mercado que mejor conozco, el chino, gracias a un propuesto programa de incubación franco-chino.

Debido a su diversidad, la Estación F necesariamente cumple con las expectativas de todo el mundo. Ofrece alrededor de 30 programas de incubación diferentes, simplemente tienes que elegir la fórmula que mejor se adapte a tu proyecto. Están cubiertas todas las necesidades de creación y desarrollo para las nuevas empresas, y se ofrece una amplia gama de actividades que van desde el núcleo central a la cosmética.

IFA Paris: IFA Paris, una escuela de moda transdisciplinar, ahora incorpora la tecnología a su currículo académico. Por tu parte, entre la dimensión virtual y la inmersión musical, propones otra visión del diseño. En tu opinión, ¿la reciprocidad del placer de trabajar juntos se basa en valores comunes?

Paloma: Con IFA Paris tengo una historia muy hermosa que comenzó en Shanghái, donde ya impartía clases en el campus allí. Por lo tanto, cuando llegué a Francia me pareció natural unirme a este equipo que tiene mi mismo espíritu para continuar esta misión: multiculturalidad, apertura a los demás, intercambio, elección de diferentes experiencias de aprendizaje... tantos valores sólidos y comunes. Así, con una ilusión renovada espero compartir mis conocimientos con los nuevos estudiantes internacionales aquí, en París.

Todos llegan con sus propias realidades, orígenes culturales, diferencias. Yo misma me encuentro, debido a mi andadura personal, en este dilema de la adaptación. ¡Es un ejercicio ideal para todo el mundo!Paloma Bouteleux

Tengo que ajustarme cada vez más, tengo que renovar mi forma de hacer que la gente descubra y comprenda. Ya no presto atención a la cultura, a la mía, a la de los demás, sino a la generación a la que me dirijo.

Trabajo con materiales que a mis alumnos les resultan familiares, ellos son consumidores de contenido bien informados. Por este motivo, es importante para mí adaptar mis creaciones a mis interlocutores para que puedan recordarlas y, sobre todo, utilizarlas.

IFA Paris: Tu primera colaboración con IFA Paris se llevó a cabo el año pasado con motivo del proyecto de realidad virtual dirigido por nuestros estudiantes del Bachelor en Visual Merchandising para la marca "Lola James Harper". ¿Cómo surgió esta asociación con la escuela? ¿Qué te atrajo de este proyecto?

Paloma: La experiencia del año pasado con la marca Lola James Harper nació de una amistad mutua entre la administración de la escuela en París y el fundador de la marca. Con respecto a IFA Paris, Jean-Baptiste Andreani, muy receptivo a mis expectativas, me dio la libertad de impartir cursos de visual merchandising a medida que los percibía.

Tuve dificultades para proyectarme hacia una educación clásica donde mis experiencias en escenografía, escaparate o diseño de ventanas emergentes no aportarían nada a los estudiantes, ya que la comercialización física sin activación digital, sin inmediatez compartible, ahora es cosa del pasado.

Nuestro socio fue extremadamente generoso en términos de tiempo e información, lo cual me permitió guiar a los estudiantes hacia una nueva forma de pensar porque, hasta esos momentos, solo habían conocido la dimensión física.

IFA Paris: Con "TWF, The Future of Walking", repetirás experiencia a partir de este enero. ¿Has aceptado este desafío por las mismas razones?

Paloma: Después del proyecto de perfumes del año pasado, TWF "The Future of Walking" nos permitirá trabajar con calzado este año, lo cual será definitivamente innovador en términos de contenido. Este nuevo desafío impulsa a formar a los estudiantes sobre las oportunidades de innovación y las posibilidades que pueden ofrecer las nuevas empresas desacralizando las marcas principales o las marcas de lujo. Debemos ser conscientes de los cambios en el sector de la moda, al mismo tiempo que aceptamos que los actuales y futuros empleos ahora giran en torno a estas nuevas empresas.

IFA Paris: Durante este seminario de 6 semanas, TWF reunirá a muchos expertos en el sector. Se debatirá el Diseño de la Innovación y la Tecnología en el Diseño, ¿puedes darnos información sobre el contenido de tu presentación?

Paloma: Sin ser muy entrometida, puedo explicarte cómo procedo.

El proyecto comenzará a mitad del módulo porque tengo que transmitir a los estudiantes el arte de desconectarse del producto, el objeto o el mundo real. Es imposible colocarse en una situación de innovación sin estar preparado para ello. Una vez completada esta fase, será posible desarrollar un nuevo espíritu, listo para re-imaginar el mundo de los objetos y la forma en que se comparten.

IFA Paris: ¿Qué esperas de los estudiantes y qué te gustaría que aprendieran de esta experiencia?

Paloma: Espero que se abran a la modernidad con una visión innovadora. Con estas nuevas ideas en mente, podrán situarse entre los nuevos profesionales de la moda que trabajan constantemente para mantener continuas innovaciones en el sector.

IFA Paris: Finalmente, ¿cuál sería tu propia definición de la profesión en la que trabajas?

Paloma: ¡Sin duda alguna, facilitadora de creatividad es mi definición favorita! Esto es lo que intento traspasar a mis alumnos, a mis colaboradores, a mis amigos, a mi empresa... ¡y en todo momento a mi vida cotidiana!

IFA Paris: En tu opinión, ¿es la tecnología de la moda una tendencia pasajera o se trata de un fenómeno que cambiará profundamente la industria de la moda?

Paloma: Tras el auge de la tecnología en la moda, ésta continúa desarrollándose gradualmente y depende de nosotros, los profesionales, apoyarla lo mejor que podamos en su crecimiento, mostrarla de la mejor manera posible. La tecnología no es una moda pasajera, sigamos eligiendo en qué se convertirá...

Durante los últimos 40 años, aproximadamente, han aparecido en el mercado muchos dispositivos. Estos objetos carecen de significado y características. Por otro lado, tenemos una estrecha relación inmediata con el textil.

Los disponibles usos de la conectividad e interacción deben estar en esta relación contigua para satisfacer al consumidor. ¿Qué mejor manera de lograrlo que a través de la ropa y los accesorios?