¡Hola, Vik! ¿Podrías presentarte?

Vik: Por supuesto. Me llamo Vik Milan y soy un diseñador de interiores y tratante de arte que reside en Los Ángeles. Crecí a las afueras de Pittsburgh, Pennsylvania. Definitivamente, ya tenía una mente creativa en la escuela, se me daba bien escribir, los idiomas y las asignaturas de arte, mientras suspendía otras asignaturas que involucraban matemáticas o ciencias. Dicho esto, estaba dispuesto a entrar en el mundo laboral desde temprana edad (mi primer empleo fue en la cafetería de un hospital cuando tenía trece años, dándole la vuelta a las hamburguesas y friendo patatas, un acuerdo que visto en retrospectiva puede que no fuera del todo legal).

Acabé mi licenciatura en la Escuela de Administración de la Universidad de Boston, donde me concentré en Operaciones y Gestión de Tecnología. Después de la universidad, me uní a AstraZeneca en su departamento de operaciones globales. Durante mis cuatro años en AstraZeneca, ocupé varios puestos cuyas responsabilidades incluían desde análisis de datos hasta la gestión global de proyectos. También tuve la oportunidad de vivir y trabajar tanto en Ciudad de México como en Buenos Aires.

Disfruté trabajando en operaciones, pero mi objetivo siempre fue abrir mi propio negocio. Sabía que adquirir experiencia en marcas y marketing sería clave para completar mis habilidades y, en última instancia, me matriculé en el MBA en Dirección de Marcas de Lujo de IFA Paris porque los cursos que ofrecían era exactamente lo que estaba buscando para crear una marca propia. Sin mencionar la increíble oportunidad de vivir y estudiar en París y Shanghái.

Después de terminar mi MBA, me mudé a Seattle, Washington, para comenzar mi negocio de diseño de interiores y asesoría de arte, Ink & Opium, mientras trabajaba por las mañanas en el departamento de operaciones globales de Liberty Mutual.

En marzo de 2018, decidí que ya había tenido suficientes salas de conferencias color beige y conversaciones que consistían solamente en expresiones populares y me arriesgué a convertirme en un empresario a jornada completa. Me mudé a Los Ángeles para desarrollar mi negocio sobre diseño y, al mismo tiempo, conocí a mi socio, Max Wunderlich, quien me brindó la oportunidad de fundar la SALT Gallery. Me encanta la energía y la cantidad de oportunidades creativas en Los Ángeles y creo que esta puede ser, definitivamente, la ciudad que llamaré mi hogar.

Hiciste una notable transición desde las operaciones en productos farmacéuticos a la gestión de negocios creativos. ¿Cómo te preparó para esta transición tu experiencia combinada con tu formación en IFA Paris?Vik Milan en SALT Gallery

Vik: Iniciar y operar un negocio con éxito requiere una sólida comprensión de la gestión de la marca. Es decir, lo que diferencia a tu empresa y tus productos en la mente de un consumidor. Mi MBA en Dirección de Marcas de Lujo me aportó las herramientas necesarias para comprender el desarrollo integral de una sólida y cohesiva marca, y lo que se necesita para competir en el espacio premium y de lujo.

Sin embargo, tal vez el 75% de la gestión de una empresa sea mucho menos glamurosa e incluye cosas como la gestión de pedidos, finanzas, contabilidad, planificación, programación, etc. Afortunadamente, estas son habilidades que perfeccioné al trabajar en operaciones y gestión de proyectos, unas funciones que combinaron perfectamente con mis estudios en  IFA Paris y me ayudaron a convertirme en un empresario más completo.

SALT Gallery es tu última apuesta. ¿Puedes decirnos que fue lo que te inspiró a dar este paso?

Vik: Siempre me interesó el arte y comencé a coleccionar piezas artísticas a los 20 años. A medida que aprendía más sobre el mercado del arte, me interesaba más en el aspecto comercial de las cosas. Durante mi tiempo en IFA Paris pude utilizar las bellas artes como tema para varios proyectos de investigación. Además, durante mi semestre en Shanghái, conseguí un certificado en "Arte como negocio global" en el Instituto de Arte de Sotheby durante mi tiempo libre.

Despegué rápidamente tras dejar IFA Paris cuando comencé a trabajar como diseñador de interiores. Siempre incluí el asesoramiento sobre arte como un servicio para los clientes que buscaban comenzar a invertir en arte o, sencillamente, realizar estratégicas compras de arte en el contexto de su proyecto de diseño. Sabía que quería hacer crecer el lado de la asesoría artística de mi negocio, pero la oportunidad de hacerlo surgió a través de una reunión casual.

Poco después de mudarme a Los Ángeles, acudí a una cena donde me senté junto a Max Wunderlich, un empresario que se estaba mudando a un gran taller que diera cobijo a sus principales negocios, los cuales incluían ROMAN [accesorios de lujo para mascotas] y SALT Limited [muebles hechos a mano y accesorios para fumar]. Conectamos inmediatamente y comenzamos a pensar en posibles colaboraciones. Tenía un gran espacio en la parte delantera de su taller con el que quería hacer algo y mencionó la posibilidad de abrir una galería. Cuando nos dimos cuenta de que compartíamos el amor por el arte y el deseo de abrir nuestra propia galería, nació SALT Gallery. Hemos renovado el espacio, realizando la mayor parte del trabajo manual nosotros mismos. Finalmente, presentamos nuestro primer evento formal en octubre pasado.

¿Puedes contarnos algo más sobre el concepto tras SALT Gallery?

Vik: Para responder a esta pregunta, probablemente sea imprescindible hablar antes sobre el papel exacto de una galería de arte.

Hay muchas maneras en las que un artista puede vender su trabajo de manera independiente, y hay un valor sustancial en la venta a través de una galería de arte. Una galería tiene recursos para ayudar a promocionar a un artista y a su trabajo mediante la organización de eventos individuales o grupales, y la incorporación de una red de compradores que el artista no podría desarrollar por sí mismo. Una buena galería de arte también ayuda a los artistas a enmarcar, escanear y digitalizar obras de arte originales, y [en nuestro caso] proporciona un espacio de taller que los artistas puedan utilizar. Además, el arte que está a la venta en una galería puede agregar legitimidad al trabajo, lo cual ayuda a los compradores a determinar hacia qué obras de arte se dirigen y clarificar cual creen que será una buena inversión de gran calidad. Algunas galerías pueden vender una amplia variedad de trabajos, mientras que otras enfocan su "programa" en un período artístico, un tema específico, un medio concreto u otro nicho en particular.

El objetivo de la SALT Gallery se centra en trabajos surrealistas contemporáneos que abarcan una gran variedad de medios y temas. Nuestra misión es poner en contacto a  artistas emergentes y ya establecidos con clientes mediante la creación de una experiencia de galería acogedora, no intimidante y cuidadosamente conservada. Queremos desmitificar el proceso de compra de arte y apelar a un grupo demográfico más joven para que comience a recopilar piezas que les hablen y mejoren su vida cotidiana, ya se trate de una impresión de $50 o de un cuadro de $15.000.

Vik Milan¿Qué papel juegas como curador de SALT Gallery?

Vik: "Curación" es el proceso de encontrar artistas que encajen en el programa de nuestra galería, y en cuyo trabajo creemos y podemos respaldar. También implica diseñar exposiciones y decidir qué artistas presentaremos, qué piezas y cómo mostrar las obras de arte de tal manera que las piezas de una exposición se retroalimenten.

Para hacer esto de manera efectiva, tuve que cambiar la forma en que evalúo el arte. Tengo que ser capaz de juzgar una pieza en función de la eficacia con la que comunica su mensaje o idea, en vez de lo que a mí personalmente me pueda gustar o no. Además, dado que SALT Gallery es una extensión de la marca SALT de mi socio comercial, mi objetivo principal es garantizar que estemos haciendo despegar el negocio de manera que respalde los objetivos de la marca a largo plazo.

Si bien, técnicamente, soy un curador no me gusta presentarme como tal. Max y yo compartimos responsabilidades en la galería además de cubrir varias tareas. En el día a día es más probable que me veas cubierto de pintura blanca de pies a cabeza, renovando las paredes o descubriendo cómo arreglar un fregadero que un escultor ha obstruido accidentalmente con yeso (la respuesta es vinagre y paciencia, en caso de que te lo estés preguntando).

Desde que te graduaste en IFA Paris has fundado dos empresas. ¿Podrías compartir tu experiencia en la creación y gestión de estas empresas?

Vik: Cuando empecé a hacer diseños de interiores, mi objetivo principal era crear una sólida cartera de trabajos para mostrar a los posibles clientes y establecer una clara estética de la marca Ink & Opium. Esto significaba realizar muchos proyectos de diseño a fondo perdido o, en el mejor de los casos, sin tener pérdidas. A veces era difícil mantenerse motivado en esas situaciones, pero me encantaba mi trabajo y eso me seguía estimulando. Ink & Opium evolucionó lentamente al tener que gestionar el negocio a la vez que trabajaba en el sector corporativo a jornada completa. Esto limitó la cantidad de trabajo que podía producir sobre diseños de interiores, pero significó que siempre tenía una cola de proyectos pendientes en espera. Ahora que trabajo para mí mismo a tiempo completo, estoy aprendiendo a publicitar mejor mis servicios de diseño para encontrar clientes fuera de mi red social y profesional. Realizar el marketing de un negocio es muy parecido a una cita: quieres que la gente sepa quién eres y qué haces, pero no quieres revelar lo desesperado que puedes llegar a estar.

SALT Gallery se ha convertido en una experiencia completamente diferente desde que mi socio comercial, Max Wunderlich, y yo somos co-propietarios de la galería y tenemos una ubicación desde la que trabajar. Podemos compartir gran parte de la carga de trabajo e intercambiar ideas. Tener un socio comercial también ayuda a mantener el espíritu alto esos días en el que uno de los dos puede sentirse con poca energía o agotado. Al fusionar nuestro tiempo, habilidades y recursos, tenemos la ventaja adicional de poder hacer crecer el negocio mucho más rápidamente que con el esfuerzo de una sola persona.

¿Qué ha aportado tu experiencia en gestión de proyectos a estas empresas?Vik Milan

Vik: Independientemente de la industria, los fundamentos de la gestión de proyectos son los mismos: dividir una gran empresa en tareas más pequeñas y secuenciales al mismo tiempo que se administran los presupuestos y a los accionistas para completar el trabajo a tiempo. Excepto, por supuesto, que la vida real no funciona así.

La gestión de un proyecto se parece más a la gestión del caos, ya que es posible mantener el orden y la cordura cuando las tareas aumentan en complejidad y hay mucho trabajo por hacer en poco tiempo. Esto es esencialmente lo que implica establecer y gestionar un negocio. Mi experiencia en la gestión de proyectos en diferentes países con una puerta giratoria de desafíos y posibles accionistas me ayuda a mantenerme organizado y a ser realista, incluso cuando todo parece salir mal o surgen problemas inesperados en el camino.

¿Por qué elegiste IFA Paris para hacer tu MBA, y qué aspectos de tu MBA en Dirección de Marcas de Lujo han sido los más valiosos tras tu graduación?

Vik: Cuando decidí dejar mi carrera en la industria farmacéutica para sacarme un MBA, lo hice con la intención de establecer mi propia marca algún día. En esos momentos me interesaba la moda masculina, pero quería encontrar un programa que me introdujera en otras industrias por si mis intereses cambiaban. La gestión de marcas de lujo me intrigaba porque las marcas de lujo son el pináculo del diseño de marca. Pensé que si Hermès puede vender un bolso por $50.000, probablemente haya algo que aprender de eso.

Este MBA de IFA Paris era el más adecuado para mí, analizando la oferta de cursos y la división entre los campus de París y Shanghái. Disfruté de mi experiencia en IFA Paris porque el MBA nos dio libertad creativa para estudiar marcas, industrias y mercados que nos interesaban en proyectos grupales e individuales. Pude centrar gran parte de mis proyectos en marcas de estilo de vida masculina o en las bellas artes, lo cual me ha resultado muy útil para desarrollar mi negocio de diseño de interiores y SALT Gallery.

Lo que aprendí en el MBA sigue siendo valioso para mí, tanto a la hora de crear un concepto de diseño de interiores para un nuevo cliente, o para desarrollar un plan de negocios o una estrategia de marca para una nueva empresa. Aprender a crear un panel de tendencias, o mood board, de calidad profesional también me ha ayudado a ser más eficaz en la comunicación visual de ideas.

Trabajar en el mundo del arte contemporáneo requiere que te adentres en una comunidad muy exclusiva. ¿Cómo te desenvuelves en este territorio?

Vik: Definitivamente, el mundo de las bellas artes tiene el estereotipo de ser exclusivo y muy reservado, especialmente en cuanto a las relaciones entre galerías, artistas y compradores se refiere. Tampoco es infrecuente asistir a eventos artísticos en los que todo el mundo va vestido de negro con gafas de montura gruesa, y no siempre resulta ser el ambiente más acogedor. En términos de cómo pude "adentrarme" en esta comunidad, sucedió a través de una combinación de esfuerzo y suerte. Una vez que identifiqué las bellas artes como un negocio que me tomaba en serio, me aseguré de asistir a tantas exposiciones en museos, noches de galerías de arte y ferias de arte como fuera posible. Tuve suerte de tener varios artistas establecidos entre mis amistades, pero no tenía contactos con el mundo de las galerías. Visitar galerías y no tener miedo de hacer preguntas me ayudó a sentirme más cómodo en el mundo del arte. Creo que la mayoría de las personas son acogedoras y amistosas si demuestras un genuino interés.

El mundo del arte puede ser exclusivo, pero no debe intimidarte. Todavía tengo mucho que aprender y no estoy seguro de poder decir que me haya "metido" en el mundo del arte todavía. Creo que hacerlo me llevará toda una vida de trabajo y desarrollo continuo, tanto por mi parte como por parte de SALT Gallery. Y, probablemente, tendré que comprarme más ropa negra.

Vik Milan¿Qué hitos esperas que sucedan este año con Ink & Opium y SALT Gallery?

Vik: Este año tengo ganas de emprender nuevos proyectos de diseño de interiores a través de Ink & Opium, con suerte probando un proyecto de diseño comercial. También planeo lanzar una pequeña línea de accesorios para el hogar a finales de este año.

En cuanto a SALT Gallery, este año esperamos re-inventar la galería como tienda conceptual que se centre en las bellas artes y ofrezca una variedad cuidadosamente seleccionada de productos adicionales que complementen a la marca SALT. También queremos fortalecer nuestra relación con el artista asignando más tiempo a visitas de estudio, y asistiendo a ferias de arte y festivales.

Otra prioridad es desarrollar nuestra galería digital para mostrar y vender obras de arte online, donde muchos compradores ahora prefieren investigar y comprar arte. Una galería digital también nos permitirá acceder a clientes fuera de Los Ángeles y mostrar una selección de trabajo más amplia que la que podemos mostrar en el espacio de la galería física. Actualmente ofrecemos impresiones artísticas a través de la galería digital, pero planeamos expandirnos a piezas originales de mayor valor.

¿Qué consejo puedes darles a los estudiantes que desean adentrarse en el mundo del arte? 

Vik: Gestionar un negocio en el mundo del arte y organizar exposiciones requiere conocimientos sobre bellas artes, sobre las tendencias en el mundo del arte y sobre cómo aprovechar una red de artistas, galerías, creadores de marcos, perchas, transportistas, corredores de seguros y otros. También requiere constante aprendizaje, ya que el mercado del arte es un mercado en constante cambio. Esto no debería intimidar a los estudiantes que están interesados ​​en el mundo del arte, sino que deberían verlo como un interesante desafío. En última instancia, puedes aprender cualquier cosa a través de la experiencia.

Mi consejo para los estudiantes que desean entrar en el negocio del arte es que continúen aprendiendo tanto como sea posible. Pueden hacer esto a través del auto-aprendizaje y a través de cursos sobre arte o historia del arte. Igualmente importante es buscar exposiciones en galerías y exhibiciones de museos que visitar, muchas de las cuales se anuncian online y están abiertas al público. Ir a museos de arte te ayudará a familiarizarte con la historia del arte, los principales artistas, las diferentes épocas, los distintos medios, etc. que te ayudarán a comprender mejor el arte contemporáneo y a los artistas que trabajan actualmente en este sector.

Además, creo que sería negativo para los estudiantes no mencionar que gestionar una galería de arte es un negocio desafiante: las ventas pueden ser esporádicas con largos períodos sin ventas y existe una competencia feroz en la industria. Las nuevas galerías deben encontrar un nicho en el mercado o ayudar a satisfacer una necesidad no satisfecha de los clientes. También es importante pensar en múltiples formas de monetizar el espacio de la galería, ya sea a través de eventos, alquileres de espacios o tiendas emergentes durante las etapas iniciales, a menos que tengas los recursos suficientes para mantener el negocio sin ingresos durante un prolongado período de tiempo.

La creatividad es un factor esencial en esta industria, que influye tanto en cómo se define tu marca como en el modo de gestionar tu negocio. Es importante aprender sobre el mundo del arte, pero más importante es hacer las cosas a tu manera.

Para obtener más información sobre el programa seguido por Vik en IFA Paris, visita MBA en Dirección de Marcas de Lujo.