“El MBA de IFA Paris era exactamente lo que necesitaba en mi carrera”

Entrevista con la graduada de IFA Paris, ejecutiva y emprendedora Sabrina Douglas-Jones. Una lección de voluntad, pasión, marketing e instinto para los negocios.

Michel Temman: ¿Podrías presentarte a ti misma? ¿Cómo comenzaste tu carrera?

Sabrina Douglas-Jones: Comencé mi carrera en el departamento de Marketing de Productos de Siemens y Fujitsu Siemens en Alemania a principios de la década del 2000. En 2006, me ofrecieron el puesto de Directora de Cuentas Principales para DB Schenker en Shanghái. Hasta entonces no había prestado mucha atención a Asia, pero aquella era una oferta bastante buena e intrigada por una visita a la ciudad, decidí probar suerte: resultó ser una de las mejores decisiones y la cual cambió mi vida, aunque dejé atrás mi ciudad natal, mi familia y mis amigos, mi vida y eso fue difícil. Mi carrera en DB Schenker Shanghai despegó rápidamente hasta el punto de convertirme en la Directora de Cuentas Globales más joven de toda la organización. En 2009 y 2010, asumí la responsabilidad de todas las empresas de Asia Pacífico para esta cuenta. Pero sentía que me faltaba algo. Sentía que estaba demasiado lejos de los usuarios finales. Mi papel era demasiado abstracto, y separado del entorno y el mercado. Así que renuncié al trabajo y seguí varios proyectos alternativos: fui asesora para la NBC durante los Juegos Olímpicos de Invierno de Vancouver, hice fotografía e incluso trabajé como voluntaria en un orfanato en China. A un punto durante ese período de "encontrarme a mí misma y a mi pasión", me topé con el MBA en Empresas de Moda de IFA Paris. Aquello pareció llenarme de energía. ¿Por qué? ¡Soy una persona de negocios y siempre me ha encantado la moda! La moda se trata de innovación y está en todos los aspectos de nuestras vidas, desde la ropa hasta los automóviles o el café, en todo. La particular atracción del MBA radicaba en que parte de los estudios se cursaban en Florencia, Italia. La estructura y los módulos del curso parecían encajar con lo que yo estaba buscando, y sentí que me ayudarían en mi siguiente capítulo profesional.Sabrina con una antigua compañera de clase, Sissi Johnson (ahora estratega de marca)

Michel Temman: Entonces, ¿cómo tuviste éxito al unirte a Swarovski?

Sabrina Douglas-Jones: Tras mi graduación, tuve en cuenta varios mercados donde iniciar mi nueva carrera. Sin embargo, mi red de contactos era más sólida en Shanghái. Pasé muchas entrevistas y una de ellas fue con Swarovski Asia. Después de superar un intenso proceso de evaluación, conseguí el trabajo: era Directora Sénior a cargo de la implementación de la estrategia para el norte de Asia e informaba directamente a la directiva. En resumen: yo, básicamente, era una emprendedora en una organización global, desarrollando iniciativas piloto en Asia e implementando estas iniciativas de manera exitosa para la organización a nivel mundial. La implementación de la estrategia cubría dos negocios principales en el seno de Swarovski: Regalos Corporativos Professional B2B y Finished Jewellery Solutions. Los obsequios corporativos se explican por sí mismos y, con las agencias adecuadas, se puede tratar de un negocio perfectamente auto-multiplicable. Finished Jewellery brindó a los minoristas una solución única para aumentar las ventas por metro cuadrado en la tienda, aprovechando los ingredientes de la marca Swarovski. El objetivo final era gestionar todas (y crear nuevas) partes interesadas en este nuevo negocio, comenzando por asegurarnos de que las respectivas licencias comerciales estuvieran fijadas, estableciendo vendedores dedicados, empleando a nuevos talentos y encontrando los perfiles adecuados para esas posiciones. Además tenía que crear nuevos productos y catálogos de productos, diseñar, aprovisionar, fijar puntos de precio, orientar al cliente, encontrar los canales adecuados para el mercado y, por último pero no menos importante, cumplir con el presupuesto de ventas, lo cual hizo mi región del norte de Asia. Otras regiones siguieron nuestros procedimientos y, constantemente, los estándares que Asia había establecido se fueron utilizando globalmente. Lo mejor de todo es que disfruté mucho de mi época en Swarovski, disfruté de todo: de las personas con las que trabajé, las horas locas que pasé, los productos, la marca, la responsabilidad que tenía y, por último, pero no por ello menos importante, el impacto que mi equipo tuvo a nivel mundial. ¡Lo conseguimos! Lo conseguí.

Sabrina Douglas-JonesM.T.: Tenías una sólida experiencia laboral antes de unirte a IFA Paris. ¿Qué te hizo pensar que necesitabas unirte a esta academia? ¿Y qué más aprendiste allí?

Sabrina Douglas-Jones: Aunque tenía una carrera antes de entrar en IFA Paris, no me llevaba en la dirección que yo deseaba. Intentaba descubrir qué era lo que me impulsaba. En ese proceso, sabía que la adquisición de habilidades y conocimientos sería clave para desarrollar el  potencial en mí. Puede que me dejara llevar por el éxito, pero sentía que el éxito que estaba consiguiendo era demasiado abstracto. Mi proceso de descubrimiento me permitió ver realmente mis puntos fuertes: soy muy colaboradora y tengo una red de contactos importante. Pude combinar esto con el deseo de comprobar que el trabajo que hago provoca un cambio en un usuario o cliente final. Mi red de contactos me permitió llegar a otras personas en diferentes disciplinas y carreras. Un punto de inflexión fue escuchar a un alto ejecutivo de una gran empresa alemana del textil que encontró mi perfil "muy interesante pero no lo suficientemente relevante como para ser empleado en el sector textil". Podría haber funcionado si lo que quería era trabajar en la cadena de suministro de esa empresa, pero si quería trabajar en puestos de responsabilidad, tendría que cambiar algo. El MBA en Empresas de Moda de IFA Paris podía llenar esa brecha de habilidades y permitirme avanzar en la dirección que yo quería. El MBA reforzó mi red de contactos y me ofreció una base sobre la mecánica del negocio de la moda, desde el marketing estratégico y la psicología del consumidor hasta la teoría del lujo. El curso de Shanghái se centró en los mercados asiáticos, los cuales son dinámicos y rápidos, con un pie firmemente colocado en la puerta asiática. Por decirlo de alguna manera, me estaba equipando con amplios conocimientos, pero también bastante específicos, sobre uno de los mercados más dinámicos que existe: China.

M.T.: ¿Qué pasó tras esta experiencia en el sector del lujo? ¿Qué haces ahora?Proyecto en Shanghái realizado por la firma de arquitectura y diseño Atelier INDJ

Sabrina Douglas-Jones: Después de Swarovski, mi marido y yo decidimos mudarnos a Nueva Zelanda para experimentar una nueva y diferente aventura. Queríamos ver cómo nos sentimos de vuelta en "el mundo occidental", y también queríamos formar una familia. Años más tarde, siendo madre de un niño de tres años lleno de energía y ahora dueña de un negocio, regresamos a Shanghái. Nos hemos establecido en China para siempre. En Nueva Zelanda, desde 2014 hasta ahora, establecimos dos empresas. La primera, SDJ Consultancy (1), es una firma de consultoría especializada en asesoría sobre China para empresas de Nueva Zelanda y centrada, en particular, en el desarrollo de negocios y operaciones, así como en asesorar sobre la gestión del mercado. Trabajamos en estrecha colaboración con las autoridades de Nueva Zelanda para apoyar y desarrollar este importante puente comercial no solo con relevancia, sino también con efectividad y a través de los canales adecuados. Los clientes con los que hemos trabajado y estamos trabajando son, por ejemplo, la Universidad de Auckland o Blunt Umbrellas. Bajo el paraguas de mi empresa de consultoría, también me he asociado con The Icehouse (consultora financiada por la universidad y el gobierno para PYMEs de Nueva Zelanda) en calidad de coach empresarial y me otorgaron el Top Blog Post 2017. La segunda compañía que fundamos es Atelier INDJ, un estudio de diseño multidisciplinar y galardonado (2). Mi marido, Ian, es diseñador y su experiencia en arquitectura le ha dado al estudio una sólida reputación en el mercado asiático. Ian ha sido reconocido por Architectural Digest como uno de los 100 arquitectos y diseñadores más influyentes de China. Podemos enorgullecernos de contar con marcas domésticas entre nuestros clientes, así como nombres menos conocidos pero aún formidables: recientemente hemos comenzado a trabajar con la empresa Fortune 500 Greenland Group en una serie de proyectos residenciales de modo mixto a gran escala en ciudades de primer y segundo nivel.

INDJM.T.: ¿Cuál es exactamente tu papel en esta nueva aventura?

Sabrina Douglas-Jones: Gestionar dos estudios, tanto en Auckland como en Shanghái, necesita una mente empresarial experta para lidiar con el cumplimiento de directrices,  impuestos, contratos y la mejor práctica empresarial multinacional por nombrar solo algunos temas, aquí es donde yo intervengo y proporciono una base para este floreciente negocio. El diseño es una solución para un problema dado, en muchos casos esto significa poder pensar de forma transversal y ser lo suficientemente ágil como para anticiparse a un problema, un cruce de regiones, un choque de culturas y, a veces, a mentalidades bastante diferentes. En resumen, significa ser capaz de adaptarse y hacerlo con rapidez: poder cambiar la trayectoria de mi carrera con la ayuda de IFA París me resultó algo muy valioso para demostrar que la adaptación es clave para la supervivencia como empresaria que dirige múltiples empresas: la suma de mi experiencia laboral hasta la fecha. Una serie de habilidades y conocimientos han sido el complemento de esta creativa y concreta asociación.Sabrina Douglas-Jones

En este momento estamos en medio de la planificación de la Semana de la Moda de Shanghái, este es el componente B2C de la famosa B2B de la Semana de la Moda de Shanghái. Y la segunda vez, habremos planeado, diseñado y apoyado el evento de más de 3000 metros cuadrados que se celebrará en el Centro de Exposiciones de Shanghái, en Nanjing Xi Road. Nuestro elemento básico son las finanzas y negocios habiendo completado numerosos proyectos en toda China, incluyendo el proyecto gemelo de los Cafés Rouges, InfraRouge, en Sanlitun, Beijing. También tenemos varias comisiones directas por esculturas a gran escala, y llevamos a cabo el diseño de productos para empresas como BMW Mini, por lo que el trabajo es amplio y variado y, desde luego, nos mantiene alerta. A pesar de probar que podemos dirigir un galardonado estudio desde 10.000 km de distancia (la tecnología y 5 horas de ventaja son los aspectos habilitadores aquí), sentimos que volver a poner los pies 'en el suelo' nos ayudaría a cambiar el equipo para nuestra próxima etapa de crecimiento. Por tanto, estamos reforzando un poco nuestra fe para regresar a China y cultivar la semilla plantada en Nueva Zelanda y basada en un crecimiento comercial manejable que honrará y acreditará el talento y el arduo trabajo que se ha realizado a lo largo de los años. Un último dato: queremos que nuestro equipo crezca y siempre estamos buscando talentos con ideas afines para participar en ambas empresas, así que ¡por favor contáctanos!

(1) www.sdjconsultancy.com
(2) www.i-n-d-j.com

Para más información sobre el programa de MBA cursado por Sabrina, por favor visita: MBA en Empresas de Moda