"¡Fue increíble estudiar con gente de todo el mundo!"

Apasionada por la moda desde su infancia, la trotamundos alemana Alexandra Gunia es experta en choques culturales tras vivir en casi todas partes, desde Miami hasta Suiza. En París gestiona las ventas de exportación de la marca cosmética francesa By Terry. La conocimos en Shanghái dos años después de graduarse en el programa Bachelor en Marketing de Moda de IFA Paris.

Michel Temman: Alexadra, eres una amante de la moda, pero... ¿puedes contarme un poco más sobre ti, sobre tu vida y tu estilo de vida en París?

Alexandra Gunia: Vine a París hace cinco años, atraída por mi amor por la moda. ¡Pero pronto me di cuenta de que el hecho de que me encantara comprar en Zara y Mango no sería suficiente! De todos modos, siempre me gustó la moda y cuando era una niña estaba obsesionada con jugar a los vestiditos. Recuerdo que mis padres se enfadaban conmigo por cambiarme de ropa cuatro o cinco veces al día. Me pasaba horas probándome nuevos modelos, peinados y maquillaje. Esta habilidad me resultó muy útil porque no tenía hermanos y pasar tiempo sola era una parte esencial de mi vida.Alexandra Gunia

En cierto modo, comenzar mi Bachelor en IFA Paris me demostró que, en realidad, tenía muy pocos conocimientos sobre moda, y nombres como Azzedine Alaïa o un tejido de sarga eran para mí datos desconocidos. Eso cambió después de tirarme a la piscina al matricularme en el curso de Marketing de Moda de IFA Paris. Sin embargo, este mundo de la moda seguía siendo completamente intocable, aunque fascinante. Tras vivir principalmente en ciudades pequeñas con poca experiencia en moda, siempre era la chica que llamaba la atención. Me he mudado muchas veces en mi vida, concretamente once veces, hasta que me instalé en París. Odiaba mudarme tanto hasta que crecí un poco y me di cuenta de que todos esos cambios me resultaban beneficiosos. Pero ser la "niña nueva" con un estilo bastante "extrovertido" cada dos años no siempre fue fácil. ¡Imagínate a una chica de 16 años con gruesos anillos en casi todos sus dedos y un mínimo de cuatro collares de perlas alrededor de su cuello y un bolso de croco verde de imitación en una ciudad alemana llamada Mainz, ubicada a una hora de Frankfurt, durante su primer día de escuela! Sentía que tenía que adaptarme porque mi sentido de la moda no encajaba con el estilo de vida de una pequeña ciudad. Siempre me sentí atraída por ciudades más grandes. París encarnaba lo que había soñado durante toda mi infancia: una metrópolis llena de glamour, misterio y oportunidades.

M.T.: ¿Cuándo y cómo exactamente comenzó tu historia con la moda, el estilo y el lujo?

Alexandra Gunia: Nunca había trabajado en nada relacionado con la moda antes de venir a París. Recuerdo bien la primera vez que tuve la oportunidad de acercarme un poco más a este exclusivo círculo: ayudé al equipo de ventas al por mayor de la marca de moda inglesa Matthew Williamson, conocida por su estilo maravillosamente bordado y femenino en su sala de exhibición durante la Semana de la Moda de París en 2014. Como era un entorno bastante limitado, tuve la primera oportunidad de observar cómo funcionaban las cosas, cómo se cerraban las ofertas y cómo se vendían las colecciones a los grandes almacenes de la moda. Estaba en la parte de atrás vistiendo a las modelos, abrochándoles los vestidos y las faldas. No me pagaban, pero eso no me importó mucho entonces, ¡tenía un pie en esta glamurosa industria! Poco después, cambié de lado y comencé a vender colecciones a compradores con presupuestos de diez mil euros. Al principio, sentía que no debía tener tanta responsabilidad. Tenía miedo a arruinarlo todo, pero también agradecí que me hubieran dado esa oportunidad, especialmente con la marca japonesa Issey Miyake, que confió en mí cuando yo solo tenía 19 años. Era la vendedora más joven de la sala de exhibición.

Alexandra GuniaM.T.: Terminaste tu Bachelor en la primavera de 2016. ¿Cuán valiosos fueron tus tres años en IFA Paris?  

Alexandra Gunia: Desde que terminé mi Bachelor en Marketing de Moda en IFA Paris en junio de 2016, tuve la oportunidad de acumular muchas experiencias y en muchas empresas. Aprendí mucho en IFA Paris, especialmente en un momento en el que la escuela de moda lanzaba su curso de Bachelor en Marketing de Moda. Éramos las cobayas de laboratorio, explorando un nuevo terreno junto con los profesores. IFA Paris me ayudó a abrir la mente, algo que también hicieron siempre mis padres. Ellos me educaron de ese modo y les estoy agradecida por ello. Esta es una pregunta que me hago a mí misma: ¿dónde está mi casa?, ¿dónde me siento en casa? Para mí, la respuesta no radica en términos de ubicación geográfica sino en términos de sentimientos. Ahora mismo vivo en París, donde he desarrollado mis últimos cinco años, tres de ellos en IFA Paris.  Estudiar en IFA Paris fue divertido y una experiencia muy internacional. ¡En mi programa, éramos 19 estudiantes de 16 países distintos! Fue increíble estudiar durante tres años con gente de todo el mundo. ¡Además, gracias a IFA Paris descubrí Asia, especialmente China y Shanghái! Nunca me había sentido atraída por Asia, pero ahora me interesa mucho. Allí descubrí un nuevo sistema, nuevas normas y una nueva moralidad. ¡Gracias a IFA Paris descubrí Shanghái, y me encanta!

M.T.: HFM, Eres, Chanel, Condé Nast, Diesel, Issey Miyake... Tuviste muchas experiencias antes de unirte a By Terry. ¿Puedes describir tu carrera profesional?

Alexandra Gunia: Cuando estudias marketing de moda, sientes que quieres convertirte en tantas cosas, ¡pero en realidad sabes muy poco sobre su ejecución! El comercio de mercadeo, la venta directa e indirecta, el comprador, el comerciante, el comercio electrónico, todo eso sonaba tan ambicioso, pero sabía que lo más probable era que acabase haciendo algo completamente diferente. Después de trabajar en varios salones de moda internacionales, tuve la increíble oportunidad de unirme a una de las editoriales de moda más grandes del mundo, Condé Nast. Trabajé para Vogue Alemania en París, estando en contacto diario con las oficinas de prensa de París y la sede en Munich. Estas prácticas de trabajo me mostraron un lado de la moda completamente diferente al que ya conocía. De repente, me vi involucrada con la prensa y en las sesiones de fotos para una de mis revistas favoritas. Vogue siempre representó esa imagen sofisticada. Vogue es diferente en cada país y me gustó el hecho de poder trabajar para la versión de mi país en París. Disfruté trabajando tan cerca de la moda; era crucial conocer la colección actual de cada Alexandra Guniadiseñador, además de las próximas tendencias, marcas, spots... Era un trabajo muy ajetreado, pero esa es solo una de las muchas caras de esta industria que me encanta.  Después de estas prácticas, y tras trabajar en ventas y con los medios, me dejaron sola y sin absolutamente ninguna idea de qué hacer a continuación. Sabía que en ese momento mi currículum no proporcionaba una amplia gama de experiencia, así que traté de concentrarme en un vacío que podía llenarse gracias a mis habilidades lingüísticas y así fue como acabé en Diesel en París, siendo primer asistente comercial de B2B Retail para todas las tiendas directas y puntos de venta en Alemania, Austria y Suiza. Esta experiencia me enseñó mucho sobre las operaciones más importantes en la cadena de suministro como la gestión de las entregas, la administración del stock y el procesamiento de pedidos de compra. Después de solo un año, tuve la oportunidad de unirme al equipo francés de cuentas clave para trabajar en la coordinación de ventas, el análisis de ventas y la creación de campañas para impulsar a los equipos de ventas. Estas experiencias fueron realmente enriquecedoras, pero sentía que necesitaba ampliar mi horizonte y acercarme un poco más al producto.

Alexandra GuniaM.T.: Esto explica por qué te uniste a By Terry. Organización de análisis, operaciones comerciales, gestión de pedidos... ¿Cómo combinas todas esas facetas a diario?

Alexandra Gunia: No había pensado mucho sobre la posibilidad de cambiar de industria, pero cuando apareció el puesto de trabajo en By Terry me di cuenta de que la belleza podría ser un gran añadido en mi trayectoria profesional. Al principio, uniéndome a las marcas de cosméticos de lujo francesas, reemplazando a alguien que disfrutaba de una baja de maternidad. Aceptaba las cosas tal y como se me presentaban. Mis tareas incluían, sobre todo, la administración de ventas de exportación, así como una gran cantidad de gestión de pedidos y entregas, y el seguimiento de los clientes. By Terry es una marca en crecimiento, pero una identidad de marca establecida con una clientela y un mercado en constante evolución. Comencé en marzo, encargándome de los mercados de la zona comunitaria europea y de Europa del Este, los cuales cuentan con regulaciones bastante específicas que los convierten en mercados difíciles. Las cosas evolucionaron rápidamente y solo después de seis meses me ofrecieron una posición más alta que era permanente e incluía nuevas tareas más centradas en la coordinación de diferentes mercados. Me encargué de Inglaterra, que es uno de nuestros mercados más grandes (Harrods, Selfridges, The Hut Group, por mencionar algunos almacenes). Además, también me responsabilicé de la venta minorista de viajes, que es un segmento en auge para la marca. Me encanta el hecho de que trabajo para una marca francesa, pero con una gama de clientes tan internacional. La multiculturalidad es una de las principales cosas que me motivan en el día a día. Se aprende mucho el uno del otro, tanto en el entorno profesional como no profesional.

Para más información sobre el programa seguido por Alexandra: Bachelor en Marketing de Moda